Introducción

En 2002 o 2003 leí en un libro que el número 70 significaba las naciones. En el momento no entendía como el autor pudo afirmar esto con tanta certeza pero me sonaba interesante. Empecé a investigar el asunto en las sagradas escrituras. Decidí poner el número 70 a la prueba hermenéutica de la mención completa1. La mención completa es un principio de hermenéutica, parte del grupo de principios del contexto que incluyen el principio de contexto, el principio de la primera mención, el principio de la mención comparativa, el principio de la mención progresiva y el principio de la mención completa.( Kevin Conner) Conner lo define como: “el principio por el cual la interpretación de cualquier versículo es determinado por la consideración de la mención completa de los asunto que trata en toda las escrituras.” Así que para entender el significado del número 70 en la biblia tenemos que emprender la tarea de buscar todas sus menciones en toda la biblia. Este principio imprescindible y básico de la interpretación bíblica me ha llevado a la aventura que me llevó a escribir este libro.

E. W. Bullinger en su libro “Como Entender y Explicar los Números de la Biblia” dice que en número setenta es “una combinación de dos de los número perfectos en la biblia, siete y diez. Siete es el número de perfección espiritual y diez es el número de perfección ordinal así que diecisiete significa la perfección del orden espiritual. Bullinger había explicado previamente en su libro que la significación de su suma bajo el número diecisiete; y que su producto (7×10) no es menos significativo. Es más bien una clave maestro en la biblia. Así que tenemos que tomar estas cosas en cuenta al estudiar el número 70.

En comparación con la suma de dos números (7 +10) , el producto (7×10) exhibe la significación de cada uno de ellos en una forma intensificada. Y por ello, 7 x10 significa un perfecto orden espiritual llevado a cabo con todo poder y significación espiritual. Tanto el espiritual como el orden quedan grandemente intensificados o enfatizados. Pero aún con esto, Bullinger queda corto en su interpretación del número setenta. Bullinger sólo interpreta el número como en la parte de la divina intención o propósito. Para Bullinger setenta debería ser interpretado como el número que indica los procesos de como Dios en su plan redentor y glorificador va a llevar a las naciones al estado de ser un perfecto orden espiritual dentro de su total Soberanía, Reino y Gobierno. Por todo lo anterior el número setenta llega a ser uno de los números más importantes en toda la Biblia! Y desde mi punto de vista la contundencia o peso mayor del uso del número setenta en la biblia enfoca el concepto de las naciones como unidades geográficas definidas por su territorio, por su lengua principal, por sus costas, por panta ta ethne en el sentido amplio (goim o naciones que agrupan dentro de sus limites otras tribus, lenguas y familias) y su raíz se remonta a la tabla de las setenta naciones en Génesis 10. Bullinger acierta en declarar que el fin que Dios tiene para estas naciones es que lleguen a ser un orden territorial y espiritual perfecto pero no lo aplica a las unidades fundamentales de su misión, la nación bíblica.

A medida que vayamos desempacando la teología del número setenta en la biblia vamos a ver que es una de las llaves maestras para la teología bíblica de la misión más importantes e imprescindibles para el apostolado paulino o fronterizo a las naciones que nunca hayan escuchado el evangelio del Reino y “no donde Cristo fuese ya nombrado” (Romanos 15:20b)

La Primera Mención del Número Setenta en la Biblia

Lamec dijo a sus mujeres:“Ada y Zila, oigan mi voz; Mujeres de Lamec, Presten oído a mis palabras, Pues he dado muerte a un hombre por haberme herido, Y a un muchacho por haberme pegado. 24 “Si siete veces es vengado Caín, Entonces Lamec lo será setenta veces siete.” (Génesis 4:23-24 NBH)

Lamec es el séptimo de Adán, por el linaje de Caín y Enoc y fue el séptimo2 de Adán por el linaje de Set. Enoc logró como quizá ningún hombre en la historia, perfección moral y espiritual. Caminó con Dios en íntima koinomía. Lamec por el otro lado es tipo de la maduración escatológica de la semilla del serpiente. En la historia de la redención vemos el desarrollo escatológico de las dos simientes.. la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente. Vemos el antítesis bíblico operando.

Es interesante que la primera vez que vemos en número setenta en la biblia lo vemos en combinación con el número 7 el número de perfección espiritual pero en multiplicación. Lamec tomó la promesa que Dios le dio a Caín que: “No será así. Cualquiera que mate a Caín será castigado siete veces. Entonces el SEÑOR puso una señal sobre Caín, para que no lo matase cualquiera que lo hallase.” y lo aplica de manera muchísimo más intensivo y lo aplica a todas las naciones. Pero Lamec el séptimo de Adán por el linaje de Caín toma la justicia en sus manos como si fuera Dios e impone su propio justicia sobre todos. En vez de perdonar Lamec reclama el derecho divino de venganza, “Mía es la venganza, yo pagaré” (Dt. 32:35; Salmo 94:1; Hebreos 10:30; Romanos 12:19) y lo aplica a si mismo. Lamec es profeta de venganza y se constituye como un tipo importante del espíritu de anti-cristo que es el hombre anomos (anomov), es decir hombre sin ley por que es una ley para si mismo. Siendo apoteosis de la divinidad para sí trata de ejecutar los juicios de Dios. Desea ser vengado hasta la perfección espiritual del mal y esto en todas las naciones. Cumple los propósitos de Satanás su padre que es homicida desde el principio (Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y queréis satisfacer los deseos de vuestro padre. El era homicida desde el principio y no se basaba en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo propio habla, porque es mentiroso y padre de mentira.) Siguiendo el principio de la primera mención que dice: “el principio de la primera mención es el principio por el cual la interpretación de cualquier versículo de la Biblia puede ser a ayudado al considerar la primera mención que un asunto aparece en las sagradas escrituras. Vemos en forma de semilla toda la verdad que Dios iría a revelar en la mención completa. Vemos que Dios establece en forma de semilla el espíritu de las naciones paganas y anti-cristiano a través de todos los siglos: Están llenos venganza, guerra, rencores y falta de perdón. Vemos este principio llevado a cabo en el espíritu de Ismael que me parece a mí que permite un espíritu de rencor y amargura enraizarse en su corazón y el Angel del Señor que sabe todas las cosas antes que suceden predice como será Ismael y sus hijos: “El será como un asno montés, un hombre cuya mano estará contra todos, y las manos de todos estarán contra él. Y habitará frente a todos sus hermanos.” (Génesis 16:12) El Islam con su doctrina de Yijad contra todas las naciones, el Dar al Harb (la casa de Guerra. Toda nación y pueblo fuera de la casa del Islam es objeto de guerra, de Yijad) cumple a la perfección la profecía.

Al caer Adán el Señor le dice que: “maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida; 18 Espinos y cardos te producirá, y comerás hierba del campo; 19 En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado.” La tierra en si misma no es maldita sino que la tierra sería instrumento de Dios para frustrar los propósitos pecaminosos del hombre y su maldad. La tierra producirá además de sus frutos deliciosos y buenos producirá muchos espinos y cardos. Como el hombre está hecho de tierra como la tierra produce arboles frutales deliciosos, produce también hierba mala y espinos y abrojos. La linea de Caín es una linea de espinos, ortigas, cardos y abrojos. El linaje de Caín produce los malos frutos de pecado: homicidio, matricidio, parricidio, guerras, decapitaciones, mutilaciones, violaciones, esclavitud, tortura, rapiña, robo, engaño malicia y violencia. Lamec camina en el “camino de Caín” (Júdas 1:11) pero lleva su fruto de maldad intencional (Génesis 6:5) hasta la última consecuencia, a la “perfección” de mal (70 x 7) y establece el principio básico del carácter de las naciones desobedientes a Dios por todos las las edades.

Y esto es justamente lo opuesto de lo que vemos en Mateo 18:21-22: 21Entonces Pedro se acercó y le dijo: –Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo le perdonaré? ¿Hasta siete veces? 22Jesús le dijo: –No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete. Pero aquí Jesús trata mucho más que el perdón personal del creyente ante las faltas cometidas en su contra sino Jesús profetiza de la semana setenta de Dios durante el cual el “arrepentimiento y perdón de pecados ha de ser predicado en todas las naciones” (panta ta ethne).(Lucas 24:46-48) y les dijo: –Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que en su nombre se predicase el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.) ¿Cuándo? En la semana setenta de Daniel. Este tema lo vamos a tomar con algo de detenimiento cuando llegamos a él en capítulo 12 sobre la La Casa deFares, la Casa de la Brecha y la Semana Setenta de Daniel

Así desde la primera mención Jesús establece su propósito. Que la perfección espiritual que inicia con el arrepentimiento y perdón de pecados sea llevada a panta ta ethne, todas las naciones. La primera mención indica la condición de las naciones y lo difícil que va a ser la tarea. “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos. Sed, pues, astutos como serpientes y sencillos como palomas. 17 Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y en sus sinagogas os azotarán. 18 Seréis llevados aun ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio a ellos y a los gentiles. 19 Pero cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué hablaréis, porque os será dado en aquella hora lo que habéis de decir. 20 Pues no sois vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre que hablará en vosotros. 21 “El hermano entregará a muerte a su hermano, y el padre a su hijo. Se levantarán los hijos contra sus padres y los harán morir. 22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo. 23 Y cuando os persigan en una ciudad, huid a la otra. Porque de cierto os digo que de ningún modo acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre.” (Mateo 10:16-23) ¿Qué vemos aquí con respecto al carácter de las naciones y la naturaleza de la historia humana?

  • Los gentiles (ethne) son vistos por Jesús como lobos voraces. Vemos manifiesto en todas las naciones el camino de Caín (Judas 1:11) y Lamec que aumenta 70 veces el mal de Caín (Gn. 4:23,23).
  • Va a ver persecución de parte de las las personas, concilios, gobernantes y naciones contra los discípulos de Jesús. Habrá persecución organizada.
  • La traición ocurrirá dentro de la misma iglesia y la familia.
  • Habrán casos de ministros y familias refugiados e migración interna forzada que sufrirán los discípulos obedientes de Jesús debido la persecución.(2 Ti. 3:12)
  • Seremos odiados y aborrecidos por todas las naciones por causa de su nombre.
  • Y que así será hasta que El venga la segunda vez: “de ningún modo acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel antes que venga el Hijo de Hombre.”

1Kevin Conner and Ken Conner – Malmin, Interpreting The Scriptures (Portland, Or., 1983).

2Siete es en la Biblia el número de la perfección espiritual.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a Nuestro Boletín

Recibe las noticias más actuales de nuestras actividades y oportunidades para entrenarse en las misiones fronterizas.

You have Successfully Subscribed!

Share This
%d bloggers like this: